Reynosa , Tamaulipas , Mx Año 1 Jueves , 22 de Febrero del , 2018
Inicio
Direción: Juan Manuel Villarreal H.

Fecha:2015-03-03 Por: Juan Manuel Villarreal H. | Enlace Digital

Por Juan Manuel Villarreal H.

 

Miguel Alemán, Tamaulipas

Octubre 13 de 1985

 

El Comité Organizador de los Festejos de XXXV Aniversario de la Emancipación Política del municipio, había planeado hasta el ultimo detalle para que la actividades resultaran tal y como y se habían programado.

Eso les mostraba gran satisfacción. Esa era la gran noche y cierre de las festividades, así como de la clausura de la Feria y Exposición, por lo que miles de almas abarrotaron desde temprana hora las instalaciones del parque México, donde se celebraba el evento.

Para el caso, los organizadores habían echado la casa por la ventana y la variedad artística para su presentación en el palenque y teatro del pueblo, eran sin lugar a dudas la mayor atracción de la noche.

Al filo de las 20 horas, el presidente municipal Oscar Fabián Canales López y sus mas cercanos colaboradores, hicieron acto de presencia en el foro del Teatro del Pueblo para dar inicio a la ceremonia de clausura al magno evento anual.

Luego, sobre ellos, el cielo se iluminó con luces de colores ante la presencia de los fuegos pirotécnicos.

Asimismo, casi en forma inmediata dio inicio a la programación artística y para las diez de la noche, ese lugar daba por terminada su función, por lo que los asistentes, aun entusiasmados buscaban otros lugares donde continuar con la diversión, que apenas empezaba.

La mayoría se refugió en los Stands y otros mas en el palenque donde se presentaba Vicente Fernández.

Mientras tanto en el exterior de las instalaciones de la Feria, una flamante camioneta Ford pick up modelo 1985 con placas WD-43172 del estado de Tamaulipas hizo su arribo al estacionamiento .

La unidad era tripulada por Agustín Jaime Treviño Tanguma y lo acompañaba Artemio Vázquez Leal.

Antes de dejar el vehículo su propietario se acomodó en la cintura su pistola escuadra calibre .380, mientras que bajo el asiento escondió un rifle tipo escopeta calibre .12 recortada.

Luego, enfilaron hacia la entrada de la feria para disponerse a divertirse.

Treviño Tanguma, vistiendo ropas tipo texano con chaleco color negro y sombrero de ala ancha, primero recorrieron las instalaciones caminando lentamente entre de la infinidad de asistentes y puestos fijos y semifijos que ofrecían sus diversos productos desde artesanías hasta antojitos.

Aquello era una verdadera fiesta.

Posteriormente, optaron por dirigirse al Stand de la Carta Blanca, localizado a un costado del Palenque.

Una ves instalados en una de las mesas ubicada casi sobre la primera fila, comenzaron a tomar algunas cervezas.

Pasadas las dos horas Treviño Tanguma alcanzó a observar entre los asistentes del lugar a Jesús Leal García con quien toda su familia tenia rencillas pendientes.

Leal García estaba acompañado de Refugio Fernández Reyes.

En ese momento, Agustín Jaime comenta a su acompañante:

-“Ahí esta ese hijo de la chingada y si no fuera porque hay mucha gente, aquí ya lo hubiera matado”- .

-“ Mejor espera otra oportunidad para hacerlo… por lo pronto, vamos a divertirnos”, le dijo Artemio Leal, al mismo tiempo que tomaba el brazo para que dejara de acariciar la pistola que llevaba en la cintura.

El animador del Stand, tomó el micrófono para anunciar la presentación estelar de sus artistas exclusivos “El Show de los Hermanos Gómez”.

Las canciones norteñas, bailes, chistes y albures hicieron revivir el animo de los asistentes que ya algunos sumamente tomados comenzaban a lanzar piropos a las hermosas mujeres integrantes del grupo de los Hermanos Gómez.

Sin embargo, cuando todo se hallaba en el clímax de la diversión un desconocido que caminaba tambaleándose por entre las mesas tropezó  y cayó sobre donde se encontraban sentados Jesús Leal y Refugio Fernández, quien derramo las cerveza que consumían

En ese momento ambos se pararon de sus asientos y comenzaron a liarse a golpes en contra de aquel borracho, quien pidió ayuda a otros sujetos que lo acompañaban para hacerse una pelea campal.

Por su parte , Treviño Tanguma, se paró de inmediato y observó por un momento la trifulca y luego se encamino hasta el mismo lugar donde se escenificaba a pelea.

Una vez que tuvo a la vista a Jesús Leal, Agustín Jaime saco su pistola y a corta distancia disparó en cuatro ocasiones contra su rival.

En ese momento la sicosis se apoderó de los asistentes que corrían despavoridos hacia todas direcciones, sin saber donde refugiarse del ataque armado.

Asimismo, cuando se disponía a hacer la retirada , Treviño Tanguma vio como su rival intentaba reincorporase, por lo que dio media vuelta y se acerco nuevamente a su contrincante para volver a accionar su pistola hasta agotar el cargador.

Jesús Leal murió casi en forma instantánea, pues recibió ocho impactos en diferentes partes del cuerpo.

Las balas también habían alcanzado a su acompañante Refugio Fernández, quien recibió tres impactos en el vientre y quedó malherido

Otras personas que no fueron identificadas, también resultaron con lesiones leves al ser alcanzados por los impactos.

Los asistentes, al ver al homicida saltar sobre las mesas intentando llegar hacia el exterior, le lanzaron botellas, sillas y objetos contundentes sin alcanzar a dar en el blanco.

Treviño Tanguma se escabulló por uno de los corredores de la feria y repentinamente un policía preventivo lo alcanzó a sujetar de un brazo, deteniendo su veloz huida.

Sin embargo, otro sujeto no identificado, propinó un salvaje y sorpresivo golpe a boca de jarro en el rostro  del elemento policíaco que lo noqueó por completo, permitiendo que el homicida continuara con su escapatoria.

Al pasar al costado del palenque, la Policía municipal alcanzó a ver que desde lo alto de las gradas, dos sujetos que seguían la huida de Treviño Tanguma, comenzaron a disparar contra el fugitivo, sin lograr ser alcanzado por las balas.

Agustín Jaime alcanzó a llegar hasta el exterior del Parque México y huir con rumbo desconocido, en tanto en el interior, el pánico y la confusión originó el caos.

Algunos padres de familia salían despavoridos del lugar llevando a sus hijos en brazos tratando de alejarse de aquella pesadilla.

El vehículo del asesino quedo abandonado en el mismo lugar donde lo había dejado estacionado.

Por su parte, el lesionado Refugio Fernández fue trasladado hasta una clínica de Río Grande, Texas, mientras que otros heridos fueron llevados por particulares a diversas clínicas de la localidad

En ese momento la función se dio por terminada.

Huellas de sangre quedaron sobre el escenario y algunas mesas de stand, el cual, poco a poco fue abarrotado por elementos de la Policía Judicial del Estado y de la Policía Preventiva.

Al filo de las 2:30 de la madrugada, las festividades habían concluido y el silencio envolvió las instalaciones del parque México.

El magno evento no culminó con broche de oro, como se esperaba que aconteciera como en años anteriores.

Esta vez la diversión terminó con sangre y fuego.

Desde entonces, esa fecha es recordada muy especialmente por los habitantes de este municipio.

Por su parte, el Juez Mixto de Primera Instancia Penal, once días después decretó la orden de aprehensión en contra de Agustín Jaime por los delitos de homicidio y lesiones.

Sin embargo, tras desempolvar los archivos judiciales, se encontró que dicha orden  había sido cancelada sin explicación alguna por el mismo juzgado con fecha del mes de mayo de 1991.

La última vez que las autoridades judiciales tuvieron conocimiento de Treviño Tanguma, fue tras una denuncia que derivó en una nueva orden de aprehensión, acusado por delitos  de lesiones, portación de arma y usurpación de funciones, luego que en octubre de 1993, junto con otro sujeto agredieron a una persona en el sur del municipio haciéndose pasar por agentes judiciales.

Desde entonces, nada se supo de su paradero.

 
Mail: contactoenlacedigital@gmail.com